Láser fraccionado no ablativo 1540

Láser fraccionado no ablativo 1540

El láser fraccionado no ablativo 1540 supone un paso más en el tratamiento del fotoenvejecimiento. El término “fraccionado” implica que el rayo láser impacta en la piel a través de columnas de calor provocando un daño térmico sólo a través de los canales por donde pasa la energía, dejando áreas de piel sin dañar. Esto permitirá que la reepitelización de los tejidos sea más rápida, en tan sólo 24-48h y eficaz.

Se trata de un procedimiento muy bien tolerado, aunque se aconseja aplicar crema anestésica unos 30 minutos antes para que la/el paciente lo tolere mejor.

Al tratarse de una técnica no ablativa, es decir, en la que no se elimina ninguna capa de piel, el tiempo de recuperación es corto y la/el paciente puede realizar sus tareas cotidianas inmediatamente.

Las principales indicaciones del láser fraccionado no ablativo son las cicatrices de acné y cicatrices secundarias a intervención o traumatismo, pero también ha mostrado buenos resultados en el tratamiento de arrugas finas, estrías y rejuvenecimiento.

Tratamiento de cicatrices

Normalmente la cicatrización de las heridas pasa por 3 fases evolutivas:

  1. En primero lugar tendríamos la fase de inflamación, que suele durar unos 4 días.
  2. Después aparecería la fase de proliferación, que iría desde el día 5 hasta el día 21.
  3. Por último tendríamos la fase de “remodelaje o maduración”, donde queda ya instaurada la cicatriz definitiva que dura hasta los 2 años.

Existen estudios que demuestran que el láser fraccionado no ablativo aplicado en las fases precoces del proceso de cicatrización, mejora el aspecto de la cicatriz. Por lo tanto, cuanto antes actuemos mejores resultados obtendremos.

El problema de las cicatrices no siempre es estético. Hay cicatrices que curan dejando una contracción que dificulta la funcionalidad de algunas zonas, como son las manos o los pies. Aplicando varias sesiones de láser fraccionado no ablativo podemos mejorar esa dificultad en el movimiento, además de mejorar el aspecto estético. Por lo tanto, el láser fraccionado no ablativo no sólo mejora el aspecto de las cicatrices, sino que también nos puede ayudar en aquellos casos que dicha cicatriz provoque dificultad de movimiento de alguna articulación.

Las cicatrices de acné son un motivo común de consulta en dermatología por lo antiestéticas que pueden resultar. El tratamiento con láser fraccionado no ablativo es una técnica cada vez más utilizada en estos casos. Teniendo en cuenta el impacto psicológico que puede tener sobre los jóvenes, cuanto antes empecemos el tratamiento, mejor.

Tratamiento de estrías

Las estrías consisten en el adelgazamiento y atrofia de la capa más superficial de la piel, llamada epidermis. Las estrías más recientes son de color rosado a rojo, pasando al color blanco en las estrías más antiguas.

Son muchos los tratamientos que se han probado con resultados variables. El láser fraccionado no ablativo ha mostrado buenos resultados, y por eso ha sido aprobado recientemente por la FDA (Food and Drug Administration) como tratamiento de eliminación de estrías. Siempre es aconsejable empezar las sesiones cuanto antes para que los resultados sean mejores.

La ventaja del láser fraccionado no ablativo es que es un procedimiento menos agresivo comparado con el láser ablativo fraccionado de CO2. También es cierto que requiere un mayor número de sesiones: entre 4 y 6 sesiones separadas en 4-5 semanas, pero da muy buenos resultados y con la ventaja de que no es necesario ausentarse de la vida laboral y social. El paciente puede reincorporarse a su vida normal al día siguiente.

Tratamiento de arrugas

Los componentes básicos de una piel suave y joven son la elastina y el colágeno. En la revitalización cutánea con láser, los pulsos de luz penetran en las capas profundas de la piel tratando su estructura de soporte envejecida. A continuación, el proceso natural de curación del cuerpo reconstruye el tejido, con una textura uniforme y menos arrugas.

Con el láser fraccionado no ablativo 1540 también podemos activar los fibroblastos y, por tanto, inducir la formación de las fibras de colágeno tipo 1 y 3, y mejorando así la calidad de las fibras elásticas.

Al ser una técnica no ablativa, se trata de una alternativa segura y eficaz a los tratamientos clásicos de rejuvenecimiento. El principal inconveniente es que, para mejorar la textura de la piel, son necesarias varias sesiones.

El IPL también ayuda a unificar el tono y aporta luminosidad a la piel. Sin embargo, si queremos reducir las arrugas (ya sean finas o profundas) debemos recurrir a láseres fraccionados no ablativos o ablativos.

Es importante que este tipo de procedimientos sean realizados por personal con formación, en las instalaciones adecuadas y con los equipos de seguridad adecuados.

Aparatología

En Dermatología Velázquez contamos con un láser fraccionado no ablativo 1540 de última generación dentro de nuestra plataforma ICON de Cynosure.

logo top

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipisicing elit, sed do eiusmod