Tercio Superior Facial

¿Qué podemos tratar en esta área facial?

La piel del tercio superior facial tiene básicamente dos enemigos capitales: las arrugas de expresión y el hundimiento de la ojera. En torno a esta, también podemos encontrar una serie de arrugas finas, cuyo origen no es la contracción muscular sino la pérdida de densidad de los tejidos adyacentes al ojo.

 

Cada uno de estos signos de envejecimiento cutáneo requiere de un abordaje distinto. En Dermatología Velázquez tratamos la piel para prevenir su deterioro prematuro. Adelantándonos logramos retrasar, mitigar y ralentizar este proceso natural por el que, antes o después, todos pasaremos.

OBJETIVO A TRATAR

Las arrugas dinámicas o de expresión

Las arrugas de expresión, también llamadas dinámicas por su relación con el movimiento facial, se concentran en las áreas de mayor plegamiento cutáneo. Gestos reiterados como fruncir el ceño, arquear las cejas o sonreír hacen visibles y permanentes este tipo de arrugas. Por fortuna, contamos con una herramienta terapéutica súper eficaz para su tratamiento. Hablo de la toxina botulínica.

TRATAMIENTO

La toxina botulínica

Como bien sabes, todos nuestros movimientos (voluntarios e involuntarios) son la respuesta a una orden lanzada por nuestro cerebro. La toxina botulínica es un neuromodulador capaz de actuar allí donde se produce el contacto entre el sistema nervioso y la musculatura. Al inyectarla logramos bloquear la conducción de la señal que emiten las neuronas, de manera que, el músculo deja de recibir la orden de contraerse. Cuando esto ocurre, se produce la relajación del mismo. ¡Atención! No hablamos de parálisis sino de disminución de la movilidad. Es una técnica sencilla, rápida y muy segura. No existe una edad determinada para empezar con ella, aunque lo ideal sería usarla de forma preventiva y adelantarse a la formación de la arruga. Déjame aclararte que, pese a lo que hayas podido escuchar, la toxina botulínica no hincha ni deforma. No puede hacerlo porque, sencillamente, no es un material de relleno como sí lo son los fillers de ácido hialurónico o de hidroxiapatita cálcica.

Mediante inyecciones con aguja o cánula

Duración aproximada del tratamiento 10 minutos

Evitar frotar y comprimir durante las primeras 24-48 horas

Leve inflamación. Incorporación a tu vida normal inmediata

Comienza a notarse de forma inmediata

Entre 6 meses y 1 año dependiendo del tipo de relleno

OBJETIVO A TRATAR

La ojera, su hundimiento y coloración

El hundimiento de la ojera es la depresión que se produce en torno al párpado inferior como consecuencia de la pérdida de densidad cutánea. La piel que rodea al ojo es extremadamente fina y eso la hace especialmente vulnerable al paso del tiempo. Con la edad, la dermis pierde consistencia y los tejidos tienden a descender, haciendo que el surco de la ojera sea más evidente.

De forma secundaria, puede verse también alterada la coloración de la zona por un efecto de transparencia. Cuanto más se deprime la ojera, más visibles se hacen los vasos sanguíneos que hay bajo la piel. Para tratar tanto el surco como la pigmentación, recurrimos a los rellenos dérmicos a base de ácido hialurónico.

TRATAMIENTO

Los fillers de ácido hialurónico

Los fillers de ácido hialurónico son, sin duda, nuestro mejor aliado en el tratamiento de las ojeras hundidas. Se trata de un material de relleno dérmico que nos permite reponer el volumen perdido y refrescar la mirada.

Tiene la ventaja de ser un producto 100% reabsorbible que el organismo reconoce como propio. Así es, el ácido hialurónico está presente de forma natural en nuestros tejidos conectivos, los que sostienen los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. Su composición rica en agua, hace de él una molécula altamente hidratante. Por eso, además de recuperar la densidad de la ojera, nutre y mejora la calidad de la piel circundante.

OBJETIVO A TRATAR

Las arrugas periorbitarias

 

No, no me refiero a las patas de gallo. Existe mundo más allá de ellas. De hecho, en torno al ojo, suelen aparecer con la edad pequeñas arrugas asociadas a la pérdida de consistencia cutánea. Son fáciles de distinguir si pellizcas suavemente la piel bajo la ojera o la del extremo exterior del ojo. En este caso no podemos centrarnos únicamente en el tratamiento de la arruga, sino en la mejora global de la calidad de piel. Para tratar ambas cosas de forma simultánea contamos con el poder del láser CO2.

TRATAMIENTO

El Resurfacing periorbitario con láser

Si en el caso de las patas de gallo, optamos por emplear la toxina botulínica por su capacidad de relajar la contracción muscular, en el caso de las arrugas del contorno del ojo, contamos con la técnica del Resurfacing periorbitario con láser. Existen dos versiones de esta terapia, la ablativa y la no ablativa.

En el primero de los casos infligimos un daño controlado en forma de columnas de ablación. Esto significa que destruimos selectivamente parte de los tejidos cutáneos para inducir el proceso de reparación y con él, la producción de colágeno. En la versión no ablativa, la técnica resulta menos lesiva, más sutil pero mucho más práctica si, por tu estilo de vida o trabajo, necesitas una incorporación rápida a tu rutina.

El objetivo del Resurfacing periorbitario con láser es renovar la piel del contorno del ojo, mitigar la flacidez del párpado superior y atenuar las arrugas. Al promover la síntesis de nuevo colágeno, logramos redensificar y mejorar la calidad de la piel. De forma simultánea, podemos atenuar manchas, rojeces y pequeñas cicatrices. Posiblemente este sea el tratamiento de rejuvenecimiento facial no quirúrgico más potente que existe y lo mejor de todo, es que no solo está indicado para el contorno del ojo. Te lo cuento más adelante.

logo top

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipisicing elit, sed do eiusmod