Tratamiento psoriasis en Majadahonda

La psoriasis y la tasa de renovación celular

Antes de empezar con la psoriasis, debo hablarte del proceso de renovación celular. Seguro que sabes que todas nuestras células tienen un ciclo de vida que hace que se repongan cada cierto tiempo. Lo que quizá no sepas es que, en condiciones normales, cuando no existe patología activa, ese ciclo dura unos 28 días. No obstante, conforme vamos cumpliendo años, esa horquilla temporal se va dilatando, haciendo que el proceso dure más.

Para poder entenderlo, debes imaginar a las células cutáneas yéndose de viaje con macuto incluido. Desde que nacen permanecen en continua migración recorriendo la distancia que existe entre el punto en el que nacen (la capa basal situada en la parte más profunda de la epidermis) hasta la superficie cutánea. Allí, en la capa córnea, se desprenden hasta convertirse en las archipopulares células muertes. Y una vez muertas, ¿¡para qué las queremos!? Para nada. ¡Bye Bye! ¡Sayonara Baby!

Pues bien, la psoriasis conlleva una notable alteración del proceso descrito. Imagina que de pronto las células, en lugar de ir a pie, viajan en coche de carreras y tardan la mitad de tiempo en hacer ese mismo recorrido. Lo que ocurre es que se acumulan en la línea de meta porque es imposible eliminarlas a la velocidad a la que migran hacia la superficie. Ese montón de células colapsan la parte exterior de la piel y hacen que aparezcan esas placas enrojecidas y escamosas tan características de la psoriasis.

La piel con psoriasis y el impacto en la calidad de vida

En la psoriasis, como en todas las patologías inflamatorias de la piel, existe un claro componente visual. Esto significa que parte de los síntomas son evidentes a ojos de los demás. Y aunque pueda parecer una frivolidad, este hecho añade una carga extra de malestar a los pacientes que la sufren.

Las áreas afectadas se irritan y engrosan adquiriendo un aspecto tosco que puede llegar a producir cierto rechazo en los demás. Las lesiones suelen aparecer en zonas muy expuestas como son el cuero cabelludo, los codos, las rodillas y las manos. Eso hace que la persona con psoriasis, además de lidiar con el picor y la sequedad cutánea, deban hacerlo también con el estigma de su enfermedad.

Es muy importante aclarar que la psoriasis no es contagiosa. No existe riesgo alguno de contraerla por contacto. Sin embargo, se sabe que sí existe cierta predisposición genética, pudiéndose transmitir la enfermedad de generación en generación. Además de ello, parece que el estrés y el dichoso cortisol juegan un papel determinante en la aparición de nuevos brotes o su empeoramiento.

Muestra de varios tipos de lesiones de psoriasis

Nuestros tratamientos

La psoriasis exige compromiso. No basta con realizar un tratamiento de choque y listo. Para empezar el paciente debe adquirir hábitos que favorezcan su buen mantenimiento como hidratar la zona, evitar los ambientes muy secos y exponerse a la luz solar de forma controlada y pautada por el dermatólogo.

A nivel farmacológico contamos con un arsenal de productos tópicos que nos permiten aliviar los síntomas y reducir la acumulación de escamas de forma simultánea. Entre ellos, los más popularmente conocidos son los corticoides. A este grupo de medicamentos pertenecen también las formas sintéticas de la Vitamina D, los retinoides, los inhibidores de la calcineurina, el ácido salicílico y otros.

Puede ser necesario el uso en paralelo de tratamientos sistémicos (orales o inyectables) en periodos de tiempo limitados o mantenidos y siempre bajo control médico. El objetivo será disminuir la producción de células y controlar la inflamación aguda. El uso de unos u otros dependerá de la gravedad del brote y la respuesta a otros tratamientos previos.

Por último y no por ello menos importante, contamos con la fototerapia UVB de banda estrecha en la que estamos especializados. Este es un tratamiento de primera elección en casos de psoriasis de moderada a grave en la que hay una afectación mayor del cuerpo. Consiste en la exposición controlada a Luz Ultra Violeta B que se aplica dos o tres veces por semana. Además de altamente eficaz, resulta muy cómoda y rápida para el paciente. El dispositivo trata de forma simultánea todo el cuerpo optimizando y reduciendo el tiempo por sesión del tratamiento de psoriasis en Majadahonda. 

Caminamos de la mano por tu salud de piel

Si padeces psoriasis, solo necesitas leer una cosa: “caminamos de la mano por tu salud de piel”. No te estoy diciendo que vaya a ser como irnos de vacaciones a Las Maldivas, sino que es posible vivir sin las molestias y el estigma de esta enfermedad y que vamos a ir transitando juntos por el proceso de tu tratamiento juntos.

El acompañamiento es fundamental porque la travesía es larga y requerirá de nuestro aliento y nuestra guía. Para nosotros es un orgullo poder trabajar desde la cercanía, en una clínica de ambiente familiar en el que cada paciente es una historia que contar y no un caso que resolver. Confía en nosotros tu piel para que nosotros te devolvamos tu calidad de vida con el tratamiento de psoriasis en Majadahonda.

Especialistas en el tratamiento de psoriasis en Majadahonda

En Dermatología Velázquez somos especialistas en el tratamiento de psoriasis en Majadahonda. ¡Pide tu cita previa y trata este problema de forma segura y eficaz!

Artículos relacionados en nuestro blog

logo top

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur
adipisicing elit, sed do eiusmod